martes, 24 de abril de 2007

¿Existe lo que existe o ha dejado de existir?

Resulta extraña la capacidad de ciertos individuos para, sólo con decirlo crear o destruir la existencia de lugares. Me refiero concretamente a los Doctores de la Iglesia Católica Romana (la única verdadera, como todos sabemos). Pues ahora de un plumazo se ventilan la existencia del Limbo. Este lugar es o era, mejor dicho, a donde iban a parar las almas de los niños muertos aún sin bautizar. Se supone que también iban las almas de los justos sin bautizar pero pensar en vivir una vida entera sin pecar es complicado, sobre todo visto lo tentador del pecado (ira, lujuria, gula, envidia, pereza...).

¿Os imagináis que dicha capacidad de hacer o deshacer con la palabra no fuese exclusiva de la Iglesia? Sería la leche que en plena campaña electoral se les concediese este poder a los políticos: Aquí tenéis la M-30 y chas!! aparece sin obras...o los maricas unidos son familias verdaderas y chas!!! lo son a los ojos de todos. Sería genial que pasase eso y que lo que dijesen se hiciese realidad. Aunque yo creo que, tal vez por influencia de la propia Iglesia, algunos han pretendido tener estos poderes y lo han conseguido en algunos casos; repitiendo las palabras, éstas se han convertido en hechos: "Váyase Señor González"...y se fue. "España va bien".. y fue bien. "ETA está detrás del 11-M" o" Zapatero ha vendido España a los Etarras y a los catalanes, tiene un pacto con HB para regalarles Navarra".... y estooooo, bueno esto aún no se ha hecho realidad. Quizás ese superpoder sólo lo tenga el líder supremo Mr. Ansar. Ya que Bush lo intentó repitiendo lo de: "Sadam tiene armas de destrucción masiva", pero ni él lo consiguió.

En fin, que esas almas ya no van al Limbo. Dicen que no existe. Afirman los Doctores que se trata de una visión demasiado restrictiva del Cielo, que cerrarlo a los niños no bautizados sería demasiado... Todo esto arranca de la visión medieval del Pecado Original, eso de por existir ya estás manchado por lo que hicieron unos personajes inexistentes (Mickey y Minney, digo...Adán y Eva) y que te obliga a bautizarte y con eso limpias tus pecados. Entras también a formar parte de La Iglesia y ya no te borran, no lo puedes cambiar, te puedes quitar de católico renegando de tu Fe y que te lo acepten, pero ya siempre habrás estado bautizado y eso nunca te lo quitan. Estas cosas tenían más sentido en tiempos pasados pero sigue influyendo en el Pensamiento actual.

La idea de manejarte a través de la idea del sentimiento de culpa es uno de los grandes inventos de la religión cristiana. Naces maldito y nos necesitas para salvarte ergo somos los más poderosos pues decidimos si tu alma inmortal va al Cielo con los angelitos, al Infierno con las llamas o se pierde por el camino en el Limbo... Ahora ya no hay tercera vía (y no me refiero a la política, pues parece que también vamos abocados a un bipartidismo en todos los regímenes políticos occidentales), me refiero a ese Limbo. La Iglesia ya no es capaz de inculcar en las cultivadas mentes occidentales ese temor ancestral a las consecuencias de los actos y pensamientos en nuestra existencia post mortem, pero parece que otras Instituciones sí son capaces. Tenemos a la DGT y sus campañas de tráfico, a la Comunidad de Madrid con el ahorro de agua, a Al Gore diciendo que te cargas el planeta, a Alvarez Cascos en su día de que suben los pisos, etc... La idea es igual, hacerte sentir culpable y que acudas a ellos para salvarte, cuando son ellos los que han creado el virus y la cura, para que tú no te pares a pensar en ese detalle. Te culpan por existir, como la Iglesia. Por conducir en un mundo de coches, por ducharte cuando estás sucio, por tirar de la cadena tras cagar, por ser consumidor en un mundo consumista, por querer cobrar por trabajar, por querer tener una casa propia, por no tener más hijos, por no apadrinar a un niño sub-sahariano, chino o sudamericano, por cargarte el planeta con tus gases contaminantes; te culpan por ser parte de un sistema ajeno en el que te has visto envuelto por el mero hecho de nacer.

Luego, volviendo al hilo principal del post, me parece genial eso de la visión excesivamente restrictiva del Cielo. No puedes entrar si eres pecador, marica, no creyente, llevas zapatillas o calcetines blancos, pero venga, ahora los niños muertos sin bautismo sí. Curiosa postura.

Por si acaso, te recuerdan que el Cielo y el Infierno siguen existiendo y que acabarás allí según les hagas caso o no. Así que ya sabes, tú eliges.

PD. He visto el futuro... me ha venido una imagen del momento en que Lord Simius adquiera su PS3 y la enseñe al resto de la Isla . Allí, orgulloso de su posesión, la mostrará junto con su perro Kon. al que esperamos ver en los comentarios alguna vez. Míralo si no me crees, mira y cree.

2 comentarios:

Lord Simius dijo...

Si es que se merecen que les hagamos lo de "ve a por lo tuyo y dales lo suyo", andar mareando al personal con que ahora si, ahora no, ahora a lo mejor... si todos sabemos que el limbo existe, son las cuentas suizas y de las caiman, donde van toda la pasta que tienen en negro los muy cabrones.

Por cierto que mi perro Kon sera el primero de una nueva raza alimentada con pienso producto de pasta humana y que se dedicara a mandar al limbo a muchos de estos cabrones

Palabra de Lord Simius...

El mono malvado dijo...

tu perro Kon es merecedor de ser alimentado con la Pasta Primigenia, néctar de los simios!!!