lunes, 7 de mayo de 2007

Cuando Gutiérrez se viste de Guti


Hay días en que, no sé sabe bien por qué, Gutiérrez, (el 14 del Madrid) decide vestirse de Guti y dar una clase de fútbol. Esos días lo único que puedes hacer es sentarte y dejar que te deleite con su magia, si eres de su equipo; o bien, resignarte a lo inexorable de la calidad de este jugador y saber que estás en el sitio equivocado en un día erróneo, que es lo que le ha pasado al Sevilla. El día en que se acercaba el Sevilla a la Liga, en que le ganaba al Madrid en su estadio con un gol herético por tratar de acercarse a aquél de Zidane en Glasgow (donde jugarán en breve la final de la UEFA, por cierto); ése día, apareció Gutiérrez con su traje de Guti y les jodió todo.
Porque Guti es capaz de hacer lo más difícil del fútbol: lo fácil. Puede unir con rectas imposibles dos puntos distantes; trazar diagonales que dejan en ventaja al delantero y en ridículo a las defensas. Puede templar un partido, mover a un equipo campeón. Está dotado de la magia del pase, del don del fútbol clarividente pero también de locura y la inconsistencia de los genios.
Pero sus fallos son de todos conocidos y hoy no es el momento de recordarlos. Hoy es el día de celebrar que podemos seguir soñando con celebrar. Que tras todo un año sin fútbol, sin chispa, sin magia, sin nada más allá de problemas institucionales y deportivos; tras todo eso, aún podemos seguir soñando no con ganar la Liga sino con quitársela al Barça. Todo eso gracias a Guti ayer.
Casualmente entró sustituyendo a Raúl y el equipo cambió. Raúl sigue peleando fielmente contra los defensas, contra sus detractores, contra la edad, contra sus últimas lesiones, contra la prensa rosa, contra los molinos que le parecen gigantes... demasiada lucha para quien en su día fue un general que guiaba a sus tropas a la victoria. Era ese valiente general que no se escondía en la batalla sino que se ganaba los galones en la guerra, matando más enemigos que nadie y conquistando plazas estratégicas para el Madrid (Amsterdam, París, Glasgow, Tokio...todos los campos españoles...) Pero ahora ya parece más pendiente de tener asegurada su granja para un retiro decente junto a su familia. Ya no mata, sólo sobrevive y eso no te vale para la Grandeza en el fútbol.
Quien sigue a lo suyo es Van the Man. El holandés sigue creciendo en el Madrid cuando muchos le enterraron antes de que aterrizase en Barajas. Ya es Pichichi, con 20 goles en 33 partidos de Liga, más 6 en Champion's y 2 en Copa: 28 en total. Ronnie prometió 30 en su primera temporada de blanco y no llegó, pero le dio al Madrid la Liga. El holandés no ha prometido nada, pero lo está metiendo todo. Vive en su Isla solitaria, en pugna con los defensas y con unos compañeros que le acribillan a balonazos en vez de pases, pero él convierte en gol lo que pilla: con clase como en el primero con la asistencia de Guti, pero también con saber estar como en el cabezazo en la línea de gol en el segundo...Es un DELANTERO. Lo que no tenía el Madrid desde hace muchos años. Ronaldo es otra cosa, un fenómeno, como le dicen en Italia. Pero Van the Man es sólo el gol sin más, sin kilos, sin peinados raros, sin fiestas de cumpleaños, sin rodillas de cristal, sin aditivos.
Para acabar este post futbolero, mi enhorabuena al Manchester United, flamante nuevo Campeón de la Premier. Sin duda, este año han hecho el mejor fútbol y el más vistoso en Inglaterra. Además entre el Liverpool y ellos pueden haber alejado a Mourinho de Londres y acercarlo a Madrid. Donde, a mí personalmente, me pondría mu cachondo verle meterse semana tras semana con el Barça, los árbitros y seguro que hasta con la Pantoja... Ya veremos qué sucede.
PD. Recomiendo el artículo de hoy de Juan Mora en el AS de hoy dedicado al GRAN GRAN ROSSI.

1 comentario:

Lord Simius dijo...

Cosas del furgol, que lo mismo ganamos la liga y no se aun ni como ni porque (bueno, bastante han hecho las lesiones de barsa y valencia)

Guti tiene que jugar siempre, si tiene el dia no da opcion y si no pues bueno, peor que Raul no lo va a hacer

PD El Mora es el tio mas Rossista del planeta, un grande