lunes, 29 de octubre de 2007

Al final se cargaron a Quique


Con nocturnidad y alevosía, Quique Sánchez-Flores ha sido destituido como entrenador del Valencia. El detonante ha sido el tres cero que le ha metido el Sevilla, unido a las derrotas de Champion's contra el Chelsea y el Rosenborg. Han decidido cesarle a tres días de recibir en casa al líder, el Madrid.

Creo que ya he comentado antes que no termino de entender el Valencia. Es un club raro. Llenan Mestalla cada fin de semana para luego insultar o chillar a alguien. Recuerdo que cagaban contra Paco Roig, presidente, por no llevarles a ganar nada. Luego consiguieron echar a Valdano tras dos o tres partidos de liga. Pitaron a Romario, Pitaron al principio al Piojo López... Luego alabaron a Ranieri, que tenía el estilo italiano más ramplón posible, pero que contaba con Mendieta, el Piojo, el burrito Ortega, Illie, etc... Se fue al Atleti tras ser Campeón de Copa, para no ser vilipendiado, pero luego volvió, años después y tampoco se libró de los palos. Vino Cúper y con él dos finales de Copa de Europa seguidas... dos derrotas en ellas y la mujer de Cúper casi fue agredida por hinchas valencianistas!! Como para no irse de allí. También chillaron a Benítez, a sus rotaciones y manías, a su resultadismo. Pero Benítez pasó de todo y se largó a Liverpool a ganar la Copa de Europa con equipo similar al Valencia. Tras haberle hecho ganar dos ligas y una UEFA, casi nada! Trajeron a Quique y le pidieron todo junto: títulos y espectáculo. Tiene más culpa de no haber dado lo segundo que lo primero. Pero es que el Valencia no puede permitirse otra cosa. Llevan jugando con estilo de fuerza, contraataque, contención...muchos años. Quique llegó y quiso hacer correr al equipo menos que el balón, pero no le salió. Se dio cuenta de que el Valencia era mejor luchando que jugando y puso al equipo a luchar... pues le cayeron palos igualmente. Los ha mantenido en Champion's estos dos años, con un digno papel. Luchando en la Liga contra la hegemonía Madrid- Barça, pero sin sobreponerse a ella. Yo no creo que pudiese hacer más.


Más culpa tienen los de arriba de Quique. Le racanearon la renovación el primer año hasta el final, para luego hacer jefe suyo a uno de los defenestrados de su plantilla: Carboni. El italiano se dedicó a putearle todo el año en una guerra de desgaste que se le llevó por delante. Pero que le pasó factura a a Quique.



Pero vamos, que lo que realmente va mal en ese equipo es el Presidente. Juan Soler llegó al club con las acciones compradas a precio de oro por su padre, un magnate de la Construcción. Detrás de este dispendio estaban las obras del Nuevo Mestalla. Venderían los terrenos del actual estadio y habría que construir uno nuevo. Así es España, sólo la mueven los ladrillos.
Desde que llegó sólo ha gastado pasa y más pasta en traer y echar a Ranieri, pagar un pastón por jugadores como Del Horno, Zigic, Joaquín, Tavano...con un rendimiento inferior al esperado, por decirlo suave; cuando los mejores fichajes son de la Casa: Albelda, Vicente, Silva, Gavilán... o baratitos como Villa o Miguel (12 millones de €), traídos a petición de Quique, por cierto. De ahí que ahora el club tenga los mismos títulos pero una mayor deuda.

El Valencia, aunque a ellos no se lo parezca, ha logrado mucho. Ahora mismo es el tercer equipo de España. Han logrado el puesto que históricamente le pertenecía al Atlético de Madrid. Pero no pueden competir de igual a igual con Madrid o Barcelona, ni por presupuesto, ni por masa social. Deben conformarse con las migajas. Esperar algún mal año de los dos, o al menos, de uno de ellos, para intentar el asalto a la cima. Es duro darse cuenta de las limitaciones propias, pero es estúpido ignorarlas, pues por ello no desaparecen. Deberían mantener un proyecto sólido, asentarse entre los cuatro primeros cada año, con calma... dejar que los jóvenes maduren más aún y aguardar al acecho de una debilidad de Madrid y Barça, intratables ahora mismo por resultados, que no por juego.



Por cierto, que luego la gente se pregunta si Juande Ramos ha hecho bien en dejar el Sevilla a estas alturas para irse al Tottenham por 7 millones € al año. El entrenador es un empleado más del club, si le mejoran la situación actual se irá. Porque luego, si pierde cuatro partidos, como le ha pasado, ya empiezan los periodistas a preguntar al presidente si corre peligro en su puesto, el presidente se pone nervioso, la afición entra en el debate... y es el entrenador quien acaba en la calle. Cobrando, eso sí, como Mourinho. Por eso es mejor largarte con la cabeza alta y decir : "Ahí queda eso", que esperar a que te vaya peor en un momento dado y se saquen pañuelos pidiendo que te echen.

No hay comentarios: