jueves, 18 de octubre de 2007

Polémica genética


Actualmente vivimos inmersos en una sociedad que nos lleva a pensar que somos dueños de nuestro destino, que podemos marcar nuestro camino y dirigir todos nuestro pasos. Esto puede que sea así en algunos sentidos (laboral, sentimental...) pero en otros casos no (ser más altos, no ser calvos...). Lo que pasa es que no nos gusta saber que, sin razón aparente, nacemos con diferencias entre nosotros. Pero es que es así.

Aún se desconoce del todo la importancia de la genética. ¿Somos como nacemos o nos vamos haciendo? La genética influye en nuestra vida, pero ¿la determina completamente? No se puede afirmar, hoy por hoy, si en el desarrollo humano son más importantes los condicionamientos internos o los factores externos.

Por eso han creado polémica dos cositas de la prensa de hoy:




En el primero de los casos, se trata de un estudio que pretende averiguar si la homosexualidad puede ser genética. En el artículo se dice que al parecer "ya que ha visto que los hermanos de hombres gays tienen más probabilidades de ser también homosexuales que los hermanos de heterosexuales. Sin embargo, ninguno de estos trabajos ha obtenido una evidencia irrefutable.
Antes de que lleguen los primeros resultados, el trabajo de Alan Sanders y su equipo ya ha suscitado críticas. Algunos de los que se oponen argumentan que puede aumentar la discriminación de este colectivo e, incluso, que si se demuestra la implicación de un gen se busquen terapias para intentar cambiar la orientación sexual".
La orientación sexual "heterosexual" es genética y nadie parece escandalizarse, pues hay que extender las semillas. Puede haber gente que genéticamente sea homosexual pero viva en el armario; o viceversa, gente que no tenga predisposición genética para ello, pero por factores externos se haga gay. Pienso que será mejor investigarlo que simplemente alarmarse y hablar desde posturas preconcebidas contrarias al escepticismo puramente científico. Igual que hay genes que predisponen a la ludopatía o al alcoholismo, también puede ser para la homosexualidad (y NO seáis malos, que no comparo unas cosas con otras).


Sobre el segundo caso, surge la polémica porque el llamado padre del ADN, James Watson, dice que no todos somos iguales. Es más afirma que "es pesimista respecto al futuro de África, "porque todas nuestras políticas sociales están basadas en el hecho de que su inteligencia es la misma que la nuestra, cuando todas las pruebas demuestran que no es así". Y remata su intervención añadiendo que existe un deseo natural de que todos los seres humanos deben ser iguales, "pero la gente que tiene que tratar con empleados negros sabe que eso no es así".
Es duro en sus frases pero no tiene porqué ser desacreditado de inicio. La idea de Igualdad Universal parte de los conceptos iusnaturalistas de los revolucionarios franceses del siglo XVII. Pero era una igualdad formal ante la Ley, contra los privilegios de los poderosos. Lo que pasa es que ahora, en los Estados Occidentales, hemos hecho de la palabra "iguales" un término extensible a todos los ámbitos. Pero sabemos que no es así. No somos iguales: no somos igual de listos, de altos, de guapos, de rápidos, de voraces, etc. En muchos casos, por razones genéticas. Es más, podemos aceptar mejor unas cosas que otras. Viendo las Olimpiadas, por ejemplo, no creo que muchos nieguen la superioridad genética de los negros para los esfuerzos, bien explosivos en los 100 m o bien de resistencia, en los 5.000 m, 10.000 m, etc.
Parece que aceptamos bien en la sociedad que una raza pueda ser superior genéticamente para lo físico, pero nos escandalizamos si se plantea que otra lo sea para lo intelectual.
Las teorías de James Watson pueden estar en lo cierto o equivocarse, pero partir de ése fariseísmo ante lo científico (lo realmente científico, no la ciencia de andar por casa) me parece muy triste y que le hace un flaco favor al Conocimiento del Ser Humano.

De ahí que yo propugne para la Isla de los Monos unos laboratorios donde se puedan llevar a cabo experimentos políticamente incorrectos, especialmente como aquél de las ratas supermusculadas, ¿te acuerdas?

2 comentarios:

lord simius dijo...

La genetica sirve a nuestros intereses, recuerda el ejejrcito de CIBERGORILAS CON KATANA, para su cración sera imprescindible seleccionar geneticamente a los monos mejor dotados

Se acerca nuestra hora kukukukukukukuku

Simio Pensante dijo...

Todo está de nuestra parte: la genética, el dinero de la Bolsa, los personajes inimputables, AAAGGGGHHHHH que se vayan preparando para la marcha triunfante de nuestras huestes!!!