jueves, 8 de noviembre de 2007

Sabrina (su teta) y la añoranza de la infancia

Supongo que casi nadie en España habrá olvidado a Sabrina Salerno. Era la mítica cantante italiana de los 80 que rivalizaba con la británica Samantha Fox (foto desnuda y video cantando) por los afectos del público masculino.

Sus prominentes senos han protagonizado uno de los momentos más importantes de la Historia de la Televisión Española y marcado a una generación entera de españolitos de a pie, que empezaban a pensar que sus sueños podían hacerse realidad.

Era la noche de Fin de año 87-88 y sale a escena una de las cantantes de moda: Sabrina. Su mérito musical era escaso, pero son los ochenta, ¿qué mas da? Lo que molaba era el rollito techno-pop, el cuero y los vaqueros gastados. Y luego, lo de siempre, dos grandes tetas te abren todas las puertas en este mundo.

Comienza a cantar su canción "Hot Girl" (Chica Caliente) y se desencadena la gravedad con toda su fuerza...
Es curioso cómo si uno hace una encuesta rápida entre la gente, todos recordamos este momento, televisivo, pero si le preguntas a la peña qué cantaba, el 99,7 % de la gente te dirá que cantaba "Boys boys boys", su gran éxito. Es algo interesante ver cómo funciona nuestra memoria y comprobar que es de una forma asociativa: cogemos su imagen más recordada y la juntamos con su canción más recordada... como pasaba con los serial killers del cine adolescente.

Pero como te decía, pasó algo que nadie se esperaba, salvo los físicos que conocen las Leyes de Newton a la perfección; todos mirábamos ansiosos la pantalla pensando -"Joder (córcholis, pensaba yo por mi edad), a ver si se le salen y le vemos los melones a la tía esta"-. Y pasó. La mente colectiva funcionó y como díría Paulho Coelho: -"Si deseas algo con fuerza, el Universo conspira para que lo consigas". Es un punto en el que todos pudimos comprobar el poder de la mente humana, alterando el curso incluso de un programa ya grabado, para que se le saliesen las domingas a la Sabrina y porrumpir en un grito de alborozo en todos los hogares de España... Ésa fue nuestra celebración de un Mundial, gastamos nuestro momento en la otra cosa tanto o más importante que el fútbol: las tetas (el sexo, en general). Por eso, no podremos hacer nada en el fútbol hasta volver a aglutinar tanta fuerza mental concentrada en una tarea al mismo tiempo.

Y aquí está el video:

Sabrina- Hot Girl

1 comentario:

Txetun dijo...

jejejeje... Paulo Coelho? Por favor, que te echen de la isla citando a ese mindunguis...

Sí, ese momento fue grandísimo y marcó las mentes perturbadas de nuestra generación.

Un saludo, míster.