lunes, 7 de enero de 2008

San Iker de nuevo


No sé si algún día me cansaré de decir lo bueno que me parece Iker Casillas, pero como siga parando como ayer, creo que ese día, aunque me llamen pesao, está aún muy lejano. Lo debería analizar su tocayo FrIker Jiménez en Cuarto Milenio, porque lo de este chico no es normal. No me creo que venga de Móstoles.

Supongo que en la posición de portero, como en las demás, a unos les gustan más unos jugadores que otros. Pero dejando los gustos aparte, no creo que nadie que haya visto los partidos del Madrid en los últimos años pueda decir que recuerda un portero más decisivo en su Historia.

Casillas tiene la mejor marca de paradas respecto de los remates a puerta recibidos. Es al que más le tiran y el que más para. Eso en el Madrid es mucho, pues te tiran en mano a mano o a bocajarro en múltiples ocasiones.

Luego vendrán los snobs del fútbol internacional diciendo que si Buffon tal, que si Cech cual, que si Khan en su día, que si Schmeichel en el Manchester... gilipolleces!!! Todos ellos son grandes y grandísimos guardametas, pero sólo a Iker le he visto hacer milagros. Es más, los hace cada semana y sin darse importancia.

Lo más curioso es que con su particular forma de ser, con esa sencillez y carácter campechano, ha logrado que no le odie nadie. Le aprecian y veneran madridistas y antimadridistas. Casi todos los españoles desearíamos que fuese brasileño para que pudiese optar algún día a ganar un Mundial, sólo por verle levantar una Copa internacional que coronase su ya increíble palmarés.

En resumen, me dejo de halagos generales y voy a su exhibición de ayer en el Bernabéu ante el Real Zaragoza.

Antes de comentar nada del partido, mejor te ves este resumen de sus paradas y luego, te hablo del resto, que son tonterías:



Y ahora que ya has sido iluminado por la Magia de Iker, pasemos al partido:



Comentar lo de ayer es sencillo, pues fue un claro ejemplo del adagio futbolístico "el que perdona paga" y el Zaragoza pagó pero bien!! El juego de los maños mereció más que una derrota por 2-0. Cada vez que veo un partido de un equipo de Victor Fernández me queda un buen sabor de boca. Es posible que no tenga la efectividad de Capello, pero prefiero ver un partido de uno de sus equipo a la celebración de un título de Capello que es lo único que te deja (que no es poco). Es una pena que no haya podido llegar a más en cuanto a títulos, pues su apuesta por una concepción de fútbol determinada, merece el reconocimiento del éxito que se le niega en su justa medida. Ayer fue un nuevo exponente: magnífico partido zaragocista culminado en clara derrota. Una lástima para él.

Del Madrid poco podemos decir, salvo lo comentado de Casillas. Destacaré que Diarrá hizo su última gracia antes de irse un mes a la Copa de África: se cargó a Heinze en el calentamiento y tendrá para un mes de baja o más... no comentaré lo que he pensado al saberlo pues me meterían en la cárcel seguro.
La suerte fue que, con una defensa de circunstancias, estuviese ahí Casillas para salvar los muebles y no encajar goles.
La media no estuvo muy brillante que digamos, a pesar de que jugaron los 5 centrocampistas del equipo: Diarrá, Sneijder y Baptista de inicio; y luego, Guti y Gago desde el banquillo. Ninguno destacable en la tarde de Reyes.
Los de arriba estuvieron mejor en la segunda mitad y lograron 2 golitos. Muy entonado Robinho en la segunda parte, donde metió un gol y le dio otro a Van the Man. Raulito estuvo pensando en jugar con sus cuatro retoños más que en el Zaragoza... se lo perdonaremos por una vez, pero que no se repita...

En fin, que la vida sigue igual. Estamos a 7 del Barça y a un partido de acabar la primera vuelta. En teoría se trata de una salida sencilla ante el Levante. Entre medias, la Copa ante el Mallorca. Lo bueno es que podemos ver si el enfrentamiento entre Sevilla y Barcelona en la eliminatoria copera pasa factura los de Rijkaard. Un par de partido broncos y reñidos, con expulsiones y prórroga serían un buen inicio de año. Por el espectáculo lo digo, KU KU KU

No hay comentarios: