lunes, 25 de febrero de 2008

Más tontos si cabe

Hace poco pensaba que no se se podía ser más tonto siendo profesional del fútbol. Pues me equivoqué, como tantas y tantas veces me pasa... Lo de ayer en el Bernabéu supera el bochorno de la derrota en Sevilla con creces. Porque allí falló uno: Marcelo, pero ayer fallaron todos. En la jugada puntual del gol se salvan Casillas, Guti y Heinze; pero de la culpa de perder el partido de ayer no se salva nadie, El Alemán incluido.



Uno tiene la tentación de tomar una de estas dos posturas: analizar en su conjunto la mala racha del equipo y echarse las manos a la cabeza; o bien, pensar que son errores puntuales y cosas del fútbol (2 fallos de Cannavaro en Almería, 2 fallos de Marcelo en Sevilla, 1 fallo de Heinze en Roma...) Lo que pasa es que el fútbol perfecto es un 0-0. Los goles son generalmente resultado de la búsqueda de los errores del rival para aprovecharlos y tomar ventaja. El fútbol son momentos, como el gol de regalo de Henry ante el Racing, como el gol de Xavi al Osasuna en el último minuto, como el penalty que le regalan al Barça en Zaragoza... como aquél minuto de oro el año pasado en que Tamudo y Van The Man nos catapultaron a la Gloria.

Quizás sea mejor tomar el camino de en medio. Los errores que cuestan los partido son fallos puntuales, pero no podemos obviar que el juego del equipo en la mayoría de estos encuentros ha sido malo. No llegamos con claridad ni ante el Almería ni ante el Betis, como tampoco lo hicimos ayer contra el Getafe y en casa.



Por dejar claro lo de ayer. El Madrid salía con obligación de ganar tras el 5-1 del Barcelona, pero no se vio nunca con opciones de hacerlo. Ningún jugador dio su mejor versión, quizás Gtui y Gago fuesen los más entonados dentro de lo que cabe. Van Nistelrooy falló una clara ocasión al inicio, pensando que estaba en fuera de juego. Y ahí se acabó su aportación. Raúl la tuvo cerca en un mano a mano que le cerró de forma magnífica El Pato. Y ahí se acabó Raúl, a su vez. La Bestia demostró sus defectos, que normalmente quedan escondidos por su única virtud: el gol. Cuando no marca, aporta muy poco al equipo. Y Robben no estuvo mal, pero aunque me suene raro escribirlo, echo de menos a Robinho.

Lo de la jugada del gol, si te pasa con 2-0, pues es una anécdota casi graciosa. Pero con 0-0 pierde toda gracia para los socios. He de decir que me parece injusto. No puede ser que se dé gol, se vaya a celebrar y, cuando el árbitro opine, diga que es fuera de juego y que se reaunde el juego... No digo que no pueda hacerlo con el Reglamento en la mano, ni que los jugadores del Madrid no deban estar más espabilados, sólo pienso que es injusto que te dejen celebrarlo y luego te digan que es fuera de juego y que veas desde el córner cómo el Getafe no falla su única ocasión.
Esto me lleva una vez más, a echar de menos esas celebraciones de antes, en que el jugador marcaba, daba dos saltitos levantando los brazos y se volvía a su campo para reanudar el juego. No me gusta eso de que los centrales se vayan la córner a celebrar un gol, y mucho menos un 1-0 ante el Getafe en casa. Pero eso es otra discusión.

A diferencia de lo que la Prensa destaca, pienso que es menos reprochable este gol que los otros citados. ¿Un equipo no tiene derecho a celebrar un gol que marca? Parece que a partir de ahora habrá que aguardar para celebrar a meter el gol, esperar a que el árbitro lo conceda, mirar al linier en repetidas ocasiones, preguntar a la prensa de los banquillos si puede haber algo ilegal en la jugada, esperar a que el rival ponga el balón en el centro y confiar en que el árbitro no se arrepienta y dé marcha atrás. Mucho me parece.
Lo de ayer me recordó a aquél gol de Tote con el Valladolid en el Bernabéu en que todos se quedaron parados al oír un pitido que no era del árbitro, sino un silbido de uno del Valladolid imitándolo. O aquél en Montjuic en que el árbitro pitó falta a favor del Madrid y luego, cuando inmediatamente marcó el Espanyol, dio gol...

Todas estas cosas joden más por la manera de producirse que por el resultado en sí. La derrota de anoche fue un duro castigo en que esa jugada varió el destino natural de un partido que iba para 0-0. Pero fue menos injusto que la derrota del Getafe en la ida 0-1, cuando fueron superiores a los blancos y éstos marcaron en la única jugada de peligro.

La forma en que se ha reducido la ventaja con el Barcelona, de los 9 puntos a los 2 de ahora, es lo que jode más. Porque la diferencia actual sí es más acorde con los méritos reales de ambos equipos. Nosotros también hemos sacado muchos puntos inmerecidos y nos hemos beneficiado de errores arbitrales. El Barça perdió su línea de ataque por diversas lesiones de Eto'o, Messi, Henry, Ronnie... y el Madrid se ha roto por atrás con las bajas de Pepe, Metzelder, Heinze, Ramos (que está jugando lesionado y se nota) y, por arriba con las lesiones de Robben y Robinho (además de Saviola que cuenta poco).

El Universo se ha equilibrado y comienza la batalla de verdad. Aún quedan muchos partidos y toca ver este sábado si el Madrid y el Barça han salido de sus crisis o las resucitarán, de nuevo.

Mientras torna tu vista hacia las Islas y disfruta de la Exhibición del Manchester que ganó 1-5 al Newcastle:



Mira la victoria del Tottenham de Juande que ya se ha estrenado con un título en su aventura británica:



Y mira la burrada de entrada que sufrió Eduardo Da Silva... en mi opinión es de cárcel.




2 comentarios:

Angrysimio dijo...

Hay mucho culé que dice que va a pasar lo mismo que el año pasado pero al revés... (que el barca va a remontar y ganar la liga)para empezar tengo que aguantar a uno en el curro...

Simio Pensante dijo...

Si lo raro, con el equipo que tiene el Barça, es que no lleve puntos de ventaja al segundo a estas alturas...

Por si acaso, vete buscando curro nuevo, porque igual te toca aguantar mucho....