lunes, 4 de febrero de 2008

Y ahora, disminuye la renta del líder

Si la semana pasada el Madrid era un cúmulo de elogios por lograr llevar su ventaja sobre el Barça hasta unos escandalosos 9 puntos; tras perder en Almería, parece que hubiesen perdido la Liga. Más que nada porque ayer ganó el Barcelona en casa y redujeron la desventaja a 6 puntos.

Empecemos por lo sucedido el sábado en Almería. Realmente no fue un partido tan malo de los de Schuster. Fue el mismo que se ganó en el Calderón pero al revés: el central de uno de los equipos regala dos goles y los delanteros se estrellan contra un soberbio portero rival.



Con la racha que llevaba el conjunto blanco, lo normal es que pinchase alguna vez, y tocó esta jornada. El infortunio se hizo carne y tomó el cuerpo de Cannavaro como instrumento a través del cual, canalizar la derrota. Nadie se explica qué coño intenta hacer en el despeje del primer gol, ni para qué derriba a Negredo en el penalty que da origen al segundo. Lo menos que se le puede pedir a un central es que no regale un gol, y si regala dos fuera de casa, apaga y vámonos. Porque además Van Nistelrooy jugó mermado por la gastroenteritis y terminó lesionado. Luego creo que el Alemán se equivocó en alinear el sábado a Diarrá (bueno, en mi opinión su alineación siempre es un error). Llegó tarde de la Copa de África y parece que la torrija le duró el sábado completo. No pilló un balón. El cuero no circuló en ningún momento por los pies de los blancos. La presión de sus rivales ahogó la salida del balón y no llegaban nunca con claridad y fluidez al campo (no ya al área) de los almerienses. La discreta actuación de Sniejder y Guti desembocó en que los de arriba rascasen poca bola, a su vez. Me río de los que dicen que tenemos suerte porque no se nos lesionan los jugadores. Ahora mismo, estamos sin Pepe, Metzelder, Heinze, Saviola, Robben y Van the Man. Es decir, los fichajes nuevos y el ariete. La ausencia de centrales obliga a meter a Ramos allí, con lo que perdemos su despliegue por banda y el equipo queda cojo por la derecha. Heinze cierra perfectamente su lateral y se compenetra muy bien como pareja de Pepe. Robben... en fin, cuando juegue, hablaré de él. Su mayor aportación es mejorar el equipo en el PES2008; al igual que Saviola, más o menos. Si perder tu línea defensiva al completo durante casi dos meses les parece poco infortunio, ya me dirás.

Luego, hay que puntualizar ciertas cosas. El Almería es un buen equipo que jugó un partidazo. Me hace gracia los que ahora dicen que por perder con ellos, la Roma nos va arrollar. Volvemos a la dicotomía: o son gilipollas o no saben de fútbol. Para ser benévolos, supongo que se dice para hacer escarnio de una de las pocas derrotas madridistas, la verdad.
Cada partido es una historia, un mundo, es diferente. El partido de los almerienses fue de libro. Unay les dijo qué debían hacer y ellos lo interpretaron a la perfección y con una intensidad sobresaliente. Ya tienen su primera "leyenda"en la 1ªDivisión. Aunque me joda que perdiese el Madrid, me alegro por ellos pues es un triunfo del trabajo bien hecho, y eso lo aprecio mucho.
Que un día pierdas un partido no implica nada. Un equipo de Primera puede perder un miércoles de Copa con un Segunda, y a la semana siguiente, ganar al Milan en la Champion's. Si seguimos la lógica perversa de los antimadridistas, entonces gana el Madrid 1-0 a la Roma, ya que los italianos palmaron por 3-0 en Siena.
No hay que rasgarse las vestiduras por perder un partido así. Pero no se puede tampoco caer en la indolencia y la autocomplacencia. Veremos qué sucede la semana que viene, con el virus FIFA y a qué equipo afecta más...

Al final, muy al final, el Barcelona logró ponerle un poco de pimienta a la Liga. Y cómo se alegra todo el mundo de que haya Liga. Los medios deportivos se temían una posible marcha de los blancos cual Schumacher por el Mundial de F-1 en sus buenos tiempos. A poco que sepas de esto, sabes que es muy largo y que ambos equipos van a hacer la goma durante lo que queda de Liga. Porque el Barça en casa no pierde puntos pero fuera no los gana.



Han sufrido mucho en las dos últimas victorias. El Rácing de Santander les regaló el gol de la victoria y ayer, tuvieron que esperar al minuto 87 para marcar al Osasuna. He de decir que me jodió que marcasen, porque si no ganan al Osasuna en casa tras haber pinchado antes el Madrid, ya no sé esperarían... pero ver a todos los jugadores celebrándolo, saltar a Rijkaard y abrazarse a los directivos como si hubiese sido el gol de Koeman en la Copa de Europa; qué quieres que te diga, me hizo partirme el culo. O sea, que ganan al Osasuna en casa en el último minuto y lo celebran así. Bufff, a lo que estamos llegando! KU KU KU.
La victoria era el resultado normal y no creo que muchos madridistas se tirasen de los pelos. Ahora toca ver cómo afrontan la visita a Sevilla tras el éxodo de jugadores con sus selecciones. Esta vez afecta bastante más a los blaugranas que a los merengues.

Aún queda mucho y unas semanas estarán más cerca y otras, más lejos. Cabe incluso que se tornen las cosas y sea el Madrid el que tenga que perseguir a los culés, pero lo que parece que está claro es que nos vamos a divertir por el camino hasta ver quién llega primero a la meta, aunque tengamos que ver la foto-finish como el año pasado para ver quién es el vencedor.

PD. ¿Alguien se enteró de que anoche se celebró al Gala de los Goya? Si te interesa (que lo dudo) mira el palmarés en LAS HORAS PERDIDAS.

2 comentarios:

Lord Simius dijo...

Teniendo en cuenta como le va al Barsa a domicilio y el hecho de que se va a jugar la liga fuera de casa, pues con mas o menos emoción pero creo este año repetimos de fijo

Simio Pensante dijo...

Pues yo también soy optimista aunque no creo que vaya a ser un paseo militar. Aunque puede que me equivoque y... sí lo sea; porque para que la Liga se vaya a Barcelona tiene que cambiar mucho este panorama liguero.