sábado, 6 de septiembre de 2008

Crea tu propia aburrida especie con Spore

Ya se está marchando el verano. Ya empezamos a dejar atrás las largas tardes de verano, con sus "sesiones de baño y masaje" con las macizas de las playas de esta Isla de los Monos y, como no, con sus extensos e intensos momentos de vicio digital consolero. Lo bueno se acaba y la tristeza me embarga, no sólo porque CR7 no esté en el Madrid sino porque veo el panorama de videojuegos que viene por delante y no me seduce mucho que digamos.

Hace poco Dani en su blog del 20 minutos nos preguntaba a qué habíamos jugado y nos avanzaba qué novedades podemos esperar próximamente. El hit del verano isleño ha sido el Gears of War, sin duda. No es nuevo, pero sí divertido y, siempre viene bien echarse un mata-locust antes de retomar la aventura en el GoW2 que llegará en breve.



También nos ha hablado del Spore, que es el gran lanzamiento de Will Wright, el del SimCity (bieeen) y Los Sims (maaaaal). El rollo va de crear un bicho desde la pasta primigenia (la original, la que crea organismos más allá de los que luchan por salir de tus tripas cuando mezclas los Chaskis con cerveza). Luego lo desarrollas e interactúas con otros bichos por el universo. Conclusión de este mono: que o creas un simio alado, con cuernos, con siete culos y un rabo más grande que el de Lequio para esclavizar a todo el universo o es una pérdida de tiempo. El juego es ambicioso en su planteamiento pero muy elemental en su desarrollo, en la puesta en práctica. Para mí peca de una cierta linealidad en la evolución de las especies que, pese a no ser humanas, siguen fases de evolución humanoides y son en todo caso iguales:

1.- Sobrevivir como célula y comer.



2.- Salir del agua y explorar.



3.- Tomar conciencia de tribu e interactuar con otras.



4.- Civilizarte hasta poder tener una nave espacial, tras haber construido coches, barcos y aviones.



5.- Ir por el universo hasta ser la raza más importante.




Todo esto sin poder jugar on-line frente a otras razas y especies. Algo que hoy día, parece que sería lo más salvable del juego.

Cada fase es simple y sin la profundidad del 'flow' en la primera fase, del 'Age of Empires' en la de tribu, del 'Sim City' en la Civilización o del 'Mass Effect' en la última fase. Es un poco de cada para que te entretengas creando monstruitos divertidos y haciendo el tonto con ellos durante más o menos rato. Lo dicho: un coñazo.



Pudiendo ser una tribu caníbal a lo "Holocausto Caníbal" y sodomizar a las hembras de tu especie o de tribus cercanas, para luego comerte sus sesos; ¿para qué avanzar en tu camino hacia "estadíos más evolucionados"? O pudiendo ser promotor inmobiliario en las costas de todo tu planeta, comprarte yates, invertir en petróleo y gastarte el dinero en alcohol, putas y en comprar un club de fútbol, ¿para qué volcarte en una estúpida carrera espacial? Lo dicho, que no me convences Wil Wrigth. Quédate con tus Spores y tus Sims y así te ahogues en tu propia pasta y dejes de hacer juegos taaaan coñazo...

Echo de menos una visión o bien una versión, "más adulta" de este juego. Es decir, con más profundidad a la hora de abordar las opciones de vida, de evolución...que sigan sus propios patrones y que tengas que descubrirlos en lugar de trasladar lo que es la evolución de la especie humana a una serie de criaturillas graciosas. Al menos, podrían dejar que creases bichos como un buen Locust o un Corpser con los que acojonar y someter al resto del puto Universo!!!! En fin, que han sacado un Mario Kart y yo prefiero un GTA.

Yo mientras esperaré al 11 de Septiembre y me descargaré las demos del FIFA09 y del PES2009, para ver si este año juego a uno, a otro o a ninguno, cosa que no descarto viendo lo que se ve de ambos por ahí...

No hay comentarios: