martes, 16 de septiembre de 2008

Jóvenes Pero SOBRADAMENTE Preparados

Hace un tiempo, tener un título de formación superior te garantizaba un futuro prometedor, con estabilidad laboral, promoción profesional continua y un sueldo mayor que el de tus congéneres menos cualificados. Ese tiempo queda lejos ya.

Era una España que despertaba y que se asomaba al mundo, donde los Licenciados eran casi tan escasos como los negros en la calle o las mujeres trabajadoras. Tiempos que la violencia doméstica eran "riñas de pareja" y el terrorismo de género eran "crímenes pasionales"... Era una época en que los pisos estaban más baratos y los tipos de interés más altos, pero que te permitían tener TU piso en menos de 20 años y con mensualidades perfectamente asequibles para un joven universitario.

Era la época de tus padres, de gente que se abría paso por la vida lo mejor que podía sin pensar si lo que les tocaba les llenaba como persona o si se iban a sentir realizados con su carrera profesional. Por eso encajan tan mal que sus hijos, a los que les han dado todo, se quejen tanto, pero señores, España ha cambiado mucho en estos años... Mira este titular si no:


¿Ahora qué me dices? Tenemos un país en el que te piden idiomas para ser recepcionista (por si algún día llama Bill Gates para llevar su coche a arreglar a Talleres Paco) o Licenciado para rellenar formularios más sencillos que los cuadernos de colorear para niños...

Ha crecido mucho la proporción de universitarios en España, casi a la par que las cifras de fracaso escolar, lo que abre una gran brecha entre profesionales muy cualificados y gente sin cualificación. El tema es que esa diferencia en tiempo y dinero invertidos no se refleja en el mercado laboral.

Los chavales se han criado con los mantras de sus padres: "Estudia, hijo, para labrarte un provenir"; "Sin estudios serás un desgraciado"; "Hija mía, estudia para no tener que depender de un gañán como tu padre", etc.

Luego salen preparados como profesionales al mercado laboral y resulta que éste no es capaz de absorber el flujo de Licenciados que salen cada año. En gran medida les espera el Paro, una ristra de empleos de Becario (eufemismo de "Esclavo moderno": trabajas para mí y te paga tu padre... y da gracias porque no te cobro por todo lo que te estoy enseñando, eh!) o con suerte, un trabajo para el que no hacía falta saber tantas cosas. Luego que te deprimes... si te tiras un mes haciendo gilipolleces y luego ves encima que tu nómina no llega a las 3 cifras, no creo que sea motivo de alegría, la verdad.



El principal problema, para mí, está en el modelo económico español. Los empresarios españoles van en su gran mayoría a pegar el pelotazo. No hay una cultura empresarial sólida. Muchos de los que toman las decisiones empresariales se vanaglorian de haber llegado donde están sin estudios y desprecian a quienes en lugar de salir a ganarse la vida, han preferido prepararse para ejercer su profesión con más eficiencia. Normal que salgan las cifras de rentabilidad y productividad de las empresas y España esté a la cola de los países civilizados... Quitando Telefónica y los Bancos, no tenemos empresas serias. Ah sí, Zara y Mango! Menos mal que me he acordado...


No podemos obviar tampoco el modelo poco realista de educación universitaria, que ha ido bajando las exigencias y abriendo la mano para que entren a cursar estudios gente con menos nivel del deseable, en detrimento del nivel general. Es decir, en vez de mantener una educación exigente en su más alto grado, se ha bajado el listón y dejado entrar a demasiada gente para lo que el inmaduro tejido empresarial español permite.


De ahí que te encuentres a gente que se ha tirado 5 años en la Uni para acabar de telefonista, de reponedor, de azafata, de puta (bueno, esta seguro que aprendió algo en la carrera que le hace tener mejor rendimiento laboral) o en puestos meramente comerciales o administrativos.

Tienes sueldos sensiblemente más bajos de lo que eran hace años y una tasa de paro notablemente más alta entre los jóvenes licenciados.

En un país con la cultura del "vuelva usted mañana" o "que inventen ellos", eso de la importancia del capital humano o del desarrollo profesional, no parece ser muy atendido. O madura un poco el empresariado en España o mucho me temo que viendo el panorama, o te haces una carrera muy técnica (ahora ya meten a gente de FP a hacer lo que antes hacían ingenieros informáticos, para pagarles menos) o te haces un módulo para ser fontanero, que te lo llevas muerto. Luego un curso de gestión para ver cómo puedes defraudar mejor a Hacienda con el IVA, contratando a inmigrantes ilegales o hinchando facturas y venga, a triunfar en la vida!!!


Y luego vendrá tu padre a decirte que en sus tiempos todo era mucho más difícil y que no sabemos la suerte que tenemos... Eso sí, seguramente sean sus últimas palabras, como en el anuncio de las compresas (el original):

No hay comentarios: