lunes, 29 de septiembre de 2008

Miedo me dan estos árbitros

Lo confieso, me asustan los arbitrajes que le estoy viendo al Barça. Pase lo de no pitar un penalty de escándalo contra el Betis cuando ganaban por 2-1, pero lo de Montjuic ya ha sido de órdago. Yo creo que soy entrenador del Espanyol y saco a los chavales del campo. Pero vayamos por partes.



El Barça ganó el derby catalán, mereció la victoria, pero no la forma en que se produjo. Me explico, que parece raro lo que digo. El Barcelona jugó bien el partido, mejor que el Espanyol. Le dominó y le pudo meter unos cuantos goles, pero el fútbol tiene eso, te castiga cuando eres mejor y a veces, te premia cuando no lo eres.
Con esfuerzo y algo de falta a Valdés, se adelantaron los periquitos. El Barça no mereció irse con 1-0 al descanso, como tampoco hizo tantos méritos Nené como para que le echasen y dejar con 10 al Espanyol.

En la segunda mitad, más allá de los incidentes con los Boixos, que es para hacérselo mirar, tenemos a un Espanyol que se defendía como podía de las acometidas blaugranas y le iba funcionando. Hasta que llegó una jugada desafortunada entre Jarque y Kameni que dejó el balón en los pies de Henry para que éste marcase a placer el empate. Mira que lo habían podido marcar de cualquier forma... pues tuvo que ser de coña!!

Luego vino la traca final de Medina Cantalejo. Dio 3 minutos de añadido, tal y como salió en el cartelón que puso el cuarto árbitro. Pues bien, a los 4:50 sobre los 45 reglamentados, pitó penalty a favor del Barça. Daba la sensación de que si hubiese tenido que esperar hasta el minuto 52, lo hubiese hecho. Tenía unas ganas terribles de pitarlo. Se le veía. El juez de línea le dijo que no era penalty y él, que nada que sí, que él lo había visto y que penalty. Imposible haberlo visto porque no lo era. Eto'o cae ante el defensa que le saca hábilmente el balón con limpieza. Messi anotó desde los once metros y 3 puntitos a la buchaca. El Barça juega con otras reglas, le vale meter los goles con la mano (recuerdas el de Messi), los partidos le duran lo que le haga falta y, si hay que pitarle un penalty que no , se le pita y punto!

Volvemos a la época fantástica del Barça. Son suficientemente buenos como para ganar sin ayudas. Este derby merecieron ganarlo y tuvieron oportunidades de sobra para llevarse el triunfo, por eso me jode más que les robaran al pobre Espanyol de mala manera, en el último minuto y en su propia casa. Jugar con red es mucho mas fácil. Si sabes que, de un modo u otro, el que decide te echará un cable, permite hacer cosas que de lo contrario, no serían tan sencillas. Pero una cosa es cierta, el eco de estos errores nunca iguala al que se produce con los del Madrid, que también los hay.

Otro que ganó en el último minuto fue el Madrid, pero de forma muy diferente. El triunfo blanco ante el Betis tuvo ese componente de épica al que nos tienen acostumbrados ya. Hay una especie de influjo que rodea a los jugadores y que los eleva por encima de sus limitaciones, de sus errores, de la lógica y de todo, proyectándolos hacia la victoria.



El Real Madrid cuajó unos magníficos 20 primeros minutos. De la Red marcó el ritmo y le dio una velocidad alta al juego, unido a su potente llegada que obligó al meta verdiblanco a lucirse en un par de ocasiones. Robben estuvo incisivo y VdV acertado en sus pases. Raúl, esto... sí, creo que sí jugó, pero no lo juraría. Y fruto de este despliegue llegó el golazo de Heinze: centro de VdV y salto espléndido de El Gringo a lo Santillana. A mí me encanta este tío, tendrá más o menos calidad, pero su seriedad, compromiso y entrega son algo que me maravilla. Con más gente así, me gustaría más el fútbol.

Pero al poco el Madrid bajó el ritmo, De la Red perdió peso en el juego y el Betis se acabó aprovechando en la segunda parte para sacarle los colores a Marcelo: internada de Sergio García y penalty y expulsión. A estas alturas todos estamos convencidos de que el brasileño no es jugador para el Real Madrid y, mucho menos, le da para ser titular. Pero ahí está. Tal vez algún día aprenda a defender, a medir sus subidas, a centrar cuando llega, a marcar a un extremo, a no perder su marca, a no quedarse para romper el fuera de juego... es decir, quizás algún día, sea jugador de fútbol, pero hoy día, es una nulidad. Es el gran agujero de la zaga blanca y, lo peor del caso, es que no hay recambio. Se puede poner a Heinze de lateral, pero se pierde llegada y las ventajas de ponerle en el centro con Pepe. Torres no me vale tampoco. No me creo que no haya nadie mejor y no muy caro como para no largar al brasileño a que aprenda por ahí lo que el Madrid no puede enseñarle y traer a uno que sepa algo de esto.

Lo bueno es que hay gente que cree y no pierde la fe. Con el empate a uno, con el tiempo casi cumplido, Casillas detuvo el balón y lo puso en juego rápido al desmarque de Robben, éste aguantó hasta dárselo a Van The Man y gol. Como suele pasar. El 17 holandés es un valor seguro, no falla, da igual todo lo demás. El tío te engancha y te la clava como al Racing o se va y la cuela como ante el Betis. Lleva 7 tantos en partido oficial este año y Raúl le debe mucho. Sin sus goles, se hablaría más de las bochornosas actuaciones de Raúl. Yo pienso que el 7 aún tiene para jugar partidos en el Bernabéu, o calidad para jugar 30 ó 45 minutos a un nivel aceptable. Pero ya no le da para jugar todos los minutos de todos los partidos y cuanto más le exponga Schuster a los focos, más quedará esto en evidencia. Mientras, 'el Pipita' Higuaín a espera su turno y Villa, pichichi en el Valencia, con 6 goles en 5 jornadas. Las comparaciones son odiosas...



Sí señores, el líder es el Valencia de Emery, con Villa desatado y Mata, el clon de Nacho Vidal, en un estado de forma magnífico. Otro que salió del Castilla por dinero y ha encontrado dinero y, minutos para demostrar su valía. Es cierto que el Valencia tiene un calendario envidiable, pero eso es lo que le hace falta para que Unai Emery pueda formar su grupo y ser una alternativa seria a Madrid y Barça. La materia prima la tienen, pues sus jugadores son excelentes, sólo faltaba que les dejasen jugar tranquilos.
Otra alternativa muy real es el Villarreal. Ganó por poco al Sporting, pero se va aprovechar de lo jodidos que llegan los equipos tras pasar por el Barça y el Madrid seguidos, como lo está haciendo el Mallorca con los que ellos dejan detrás.

Donde comienzan las primeras dudas es en la ribera del Manzanares. El Atleti perdió con el Sevilla en casa, en el primero de los puertos de montaña serios de la etapa reina. No pudo coronar este puerto y veremos si la semana próxima en el Camp Nou consigue hacer algo o saldrá de esto alejado de la cabeza. Ahora son séptimos a 4 puntos del líder. No pueden distraerse mucho...



Por otro lado, hemos culminado el fin de semana con dos grandes triunfos, el espectacular de Rossi y el milagroso de Alonso.


Para que ganase el asturiano, los de Renault tuvieron que hacer que su compañero Nelsinho se estrellase justo cuando Alonso salía de boxes. Esto sí que es una buena estrategia y no la de Ferrari, que entre la manguera colgando de Massa y el piñazo a lo tonto que se dio solo Kimi, creo que hubiesen firmado que Alonso vistiera de rojo...


Y lo de El Doctor ya es lo más, pues se alzó con su octavo título de Campeón del Mundo. Sabíamos que ganaría, intuíamos que ganaría el Mundial en Motegi, pero no que además, ganaría la carrera de la forma que lo hizo. Dos años después de su último Mundial, ahí está de nuevo. Ocho campeonatos mundiales le avalan, pero su hazaña va más allá, pues ganar con Yamaha como lo está haciendo es algo que sólo él puede hacer (con la ayuda de Bridgestone, eso sí). Su personalidad y su talento le catapultan a los más altos puestos de la historia, allá donde residen los grandes como Agostini, Nieto y tantos nombres ilustres hasta llegar al de Doohan y, por encima de casi todos, quedará para siempre, el nombre de Valentino Rossi. Todo un ídolo de masas.