jueves, 18 de septiembre de 2008

Otro sueño americano roto


El Sueño Americano es una expresión que vale para todo, pero fundamentalmente se refiere a lo que era América, un lugar en el que podías pasar de ser ladrón o puta a Presidente y Primera Dama, respectivamente. Era una tierra de oportunidades en la que la gente del Antiguo Continente podía labrarse un futuro matando indios, exterminando bisontes o buscando oro.


Hoy día permanece ese Sueño americano, lo que pasa es que este año se va oscureciendo por culpa de las Hipotecas Subprime y esas cosas... no en vano, tras la caída de Lehman Brothers, la aseguradora AIG ha tenido que ser rescatada por el Gobierno americano. Ese sueño del Capitalismo febril, la no-inetervención, la mano invisible reguladora del mercado, el neo-liberalismo económico radical parece que va tocando a su fin y el despertar será duro. Aunque, quién sabe, pues oyendo a McCain, parece que quiere aplicar la misma receta y la que se puede liar será gorda.


Pero más que todo eso que puedes ver en todos los lados y, realmente no tiene por qué importarte, aunque debería; hoy quiero hablarte de un sueño mucho más modesto. El sueño de toda adolescente americana es ser animadora y perder su virginidad con el Capitán del Equipo de Football, en el asiento trasero de un Chevy la noche de su Graduación. No todas lo cumplen en su momento y, el gran error de Wendy Brown de 33 años, fue pensar que podría tener una segunda oportunidad.


Por lo visto en este articulo de ELPAIS, resulta que la tía suplantó la identidad de su hija, de 15 años y se volvió al Instituto para poder ser animadora y follar con fornidos adolescentes anabolizados. Quería cumplir su sueño, verse inmersa en el real american lifestyle.


El caso es que le duró poco. Le dio tiempo a apuntarse al equipo de naimadoras e irse de fiesta con los chavales del Insti. Luego, empezó a levantar sospechas y la trincaron. Tiene al menos tres condenas en los seis últimos años, por robo, estafa y obstrucción a la actuación de un agente. La detuvieron por usurpar la identidad de su hija, y ahora se enfrenta a una condena a seis años de cárcel y 10.000 dólares (7.000 euros) de multa. La policía dice que no se lo cree, pero ella insiste en que sólo quería que alguien le diera la feliz adolescencia que no pudo tener.

Como ya hemos visto antes, vivir el Sueño Americano puede traer graves consecuencias...

4 comentarios:

Angrysimio dijo...

Pero oye, no pasa nada demos la custodia a estas madres tan cabales, que por naturaleza merecen ser custodiadoras de inmuebles y compensatorias.

El american dream creo que hace tiempo se llama the american FRAUD.

Simio Pensante dijo...

KUKUKU

Yo supongo que esto es una especie de conjura de los Jueces para mejorar la especie; aquellos jóvenes que no acaben locos o se suiciden tras largos años aguantando en solitario a estas madres, serán los próceres del mañana...

El problema es que la lista de los que acaban como drogadictos, putas y maricones es más larga, sin duda!!!

Lord Simius dijo...

Mi respecto para esta tarada en cualquier caso, imagina hacerlo tu y andar empujando los pelos de quinceañeras en mejor estado que los cazos que tuvimos en nuestro momento... mereceria la pena aguantar la chapa feminazi

Simio Pensante dijo...

Lo mejor es que ni tendrías que aguantarlas, como son pequeñas y lo ven normal, hasta las puedes callar de una ostia, grabarlo en móvil y luego, acabar la sesión dándolas por culo...

Las femiNAZIS lo son a partir de los 30, cuando su cuerpo decae y no les permite conseguir lo que antes lograban...

Ah, los jóvenes de ahora, qué fácil lo tienen todo!!!