miércoles, 17 de septiembre de 2008

Pressing "catacratch"

Una de las mayores diversiones que hemos tenido los Simios de la Isla desde que éramos cachorros a lomos de nuestros progenitores era ver el "Pressing Catch" en Tele5. Bueno, eso y las "Mamachicho's" e incluso, el "Ay, qué calor", cuando se podía...

Quién no recuerda esos míticos enfrentamientos entre El Último Guerrero y Hulk Hogan, la Heart Foundation, Tito Santana, la aparición de El Enterrador, Ted Dibiase, Mr. Perfecto, etc. La WWF tenía los luchadores más carismáticos de toda su historia:



Eran unos auténticos ídolos de masas, modelos a imitar que han ido teniendo diferentes finales, como señala el MARCA en este artículo, del que te extraigo algunos detalles:



Drogas y corazones rotos
En un hotel de Florida, a los 44 años, caía víctima de una sobredosis de cocaína Curt Henning, conocido mundialmente como Mister Perfect. Todavía estaba en activo el año de su muerte (2003), pero su decadencia física era visible. Según declaró el padre del jugador, Henning tomaba demasiados analgésicos para acabar con los dolores que sufría, víctima de años de entrenamiento físico extremo y demasiados golpes que, aunque falsos, dolían.

Richard Hood, 'El Cariñoso', reconoció en 1994 que durante su carrera en la WWF había abusado de los esteroides. Cinco años después fallecía "por una mezcla masiva de medicamentos", entre los que se encontraban esteroides y anabolizantes. Tenía 41 años.

El uniforme de Bam Bam Bigelow estaba lleno de llamas. Paradójicamente, el fuego fue el principio del fin para él. Un incendio en su casa le llevó a quemarse el 40% de su cuerpo cuando rescataba a sus tres hijos. Su divorcio, los problemas financieros y un accidente de moto en el que su novia quedó en coma fueron el final para él. Se mató con una mezcla de cocaína y benzodiazepina.

Otros cayeron víctimas de ataques al corazón. Tres de los más orondos: André 'El Gigante', 'El Poli Loco' y Yokozuna, el supuesto luchador de sumo que cayó a los 34 años. También 'Hawk', de la pareja 'Legion of Doom' (o 'Los Malditos', para Héctor del Mar), cayó por esta causa a los 46 años. British Bulldog, cuyo físico imposible sólo podía ser un trabajo de los anabolizantes, falleció en idénticas circunstancias a los 40. La autopsia reveló que las drogas para aumentar su masa muscular habían sido la causa principal.

Triunfan Hulk Hogan y 'El Último Guerrero', cae 'El Serpiente'
Hulk Hogan y 'El Último Guerrero' eran los dos grandes de la infancia de muchos. Sus duelos son parte de la cultura popular, y ambos eran dos atletas incuestionables. El primero reconoció haber consumido esteroides a lo largo de su carrera, y aunque su vida familiar ha hecho aguas muchas veces (su hijo Nick fue condenado a ocho meses de cárcel por un atropello en el que lisió de por vida a un hombre; el divorcio del ex luchador hizo correr ríos de tinta en Estados Unidos), la vida de Nick Bollea, su verdadero nombre, le ha dado status de celebridad. El show 'Hulk Hogan knows best', en el que muestra su vida con su hija, la sex symbol Brooke, fue un bombazo. La chica, de 20 años, es una cantante de relativo éxito.

Jim Hellwig, 'El Último Guerrero', es hoy un claro exponente del conservadurismo político en los Estados Unidos. Por paradójico que parezca, le pagan (y muy bien) por dar charlas en universidades e institutos en las que expone su marcado perfil derechista. "El mundo estaría muerto si todo el mundo fuera homosexual" o "el mariconeo hace que el mundo no funcione" han sido algunas de sus célebres citas. Además, cambió su verdadero nombre por el de 'Warrior' para mantener los derechos sobre él. Hoy litiga contra la WWE por los derechos del apodo y mantiene un cómic que narra las aventuras de su personaje. En abril de este año, 'El Último Guerrero', ahora como Warrior, volvió a pelear en Barcelona. Ahora trabaja para la empresa italiana Nu-Wrestling Evolution. Tiene el pelo corto y cano, pero sigue en buena forma.

Otro ídolo de los 80, Jake 'Snake' Roberts, está de capa caída. Tras recuperarse de su adicción al alcohol, volvió a la actividad a sus 53 años. Esta semana, durante un evento benéfico en Ohio, apareció visiblemente borracho en el ring, acabó insultando al público y echó a correr tras partirse una mano dando un puñetazo a un muro. Sufría alucinaciones y le encontraron 12 minibotellas de vodka vacías en su taquilla del vestuario.



Un gran escándalo fue la muerte de Chris Benoit, que se suicidó tras matar a su mujer y a su hijo. O la de Eddie Guerrero, a quien le reventó el corazón tras años de abusos de drogas. A Owen Hart, el tercero de la 'Heart Foundation', la muerte le llegó en un ejercicio arriesgadísimo en el que caía al ring desde un tejado a 15 metros de altura. 'Terremoto' Earthquake narró en un blog cómo un cáncer de vesícula se lo llevaba a los 42 años.


Para que veas que siempre hemos sabido identificar a "los que valen" en esta vida, desde pequeñitos...

2 comentarios:

Lord Simius dijo...

Los grandes son grandes en todos los aspectos, hasta pereciendo tienen estilo.

Mencion especial para el ultimo guerrero o warrior, que tiene teorias absolutamente irrefutables, todos maricas y se abcaba el mundo, como coño negarlo.

Tu te imaginas estar en la uni y verle entrar a dar una charla... yo ya podria morir feliz

Simio Pensante dijo...

Yo mataría si él me lo pidiera...