domingo, 19 de octubre de 2008

El peso del escudo madridista

Dicen que hoy día los partidos no se ganan con la camiseta, pero no es así. En algunos casos, la Historia del escudo que se lleva en el pecho, determina tu suerte, tu obligación y tus resultados.
Ayer fue así y el Madrid se llevó el derby, pese a las dificultades.




La principal dificultad fue el árbitro, Clos Gómez y su asistente, el señor Gallego Galindo. Su actuación fue realmente polémica. El colegiado aragonés tuvo un "cúmulo de desaciertos": anuló un gol a Van the Man por un fuera de juego claramente inexistente; marcó un fuera de juego a Raúl cuando ya marcaba que me despierta muchas dudas, la verdad; expulsó de forma excesivamente rigurosa a Van Nistelrooy y no aplicó la ley de la ventaja en una falta que dejaba a Higuaín mano a mano con Leo Franco. Barrió para el equipo de casa en cada acción dudosa... salvo, es cierto, con el penalty de Heitinga a Drenthe al final del encuentro.

Luego que el Madrid roba, que nos ayudan los árbitros, que si el equipo del Gobierno... que lo van a seguir repitiendo como un mantra; igual que los del PP con lo de "fue ETA, fue ETA". Me imagino que si los errores arbitrales hubiesen sido al revés, la gente se habría vuelto más loca que si hubiesen perdido su pasta en el banco... Pero esta gente sabe cómo equivocarse, me temo.

Lo del Atlético es para hacérselo mirar muy mucho. Ayer tuvo al Madrid atado en la cama, esposado al cabecero, con el culo en pompa y, al final, una vez más, el que acabó jodido fue el Atleti.

Dicen que el gran problema es lo de encajar goles tempraneros en los últimos derbys: Ronaldo lo consiguió a los 20 segundos y Raúl a los 32, Van Nistelrooy lo hizo ayer a los 34. Pero recuerdo al personal que el año pasado, en el primer partido de Liga, Agüero marcó en el primer minuto y que los blancos remontaron hasta el 2-1 final con aquél golazo de W. Sneijder. A veces merece la pena echar la vista atrás, como en este caso. Son tantas las cosas que se repiten!!

Esta vez fue Van Nistelrooy quien recibió el balón, se giró y, a más de treinta metros y sin terminar de encarar a portería, se sacó un latigazo pegado al poste que ponía el 0-1 a los 34 segundos. He visto que critican a Heitinga y a Leo Franco por el gol. Me parece injusto. Este gol es una genialidad. Nadie se espera que se pueda sacar un tiro así, tan seco y pegado al palo. Heitinga sí pudo estar más vivo, aunque si ves el movimiento de Ruud, parece imposible que vaya a tirar a puerta. Y menos aún es culpa de Leo Franco. Para detener eso hay que estar muy bien colocado, cerca del poste y verlo venir claramente. No es de recibo esperar que se pueda atrapar ese balón tan envenenado.

A partir de ahí, el Alteti lo intentó por medio de Agüero y algún disparo lejano de Maniche. No sé qué pasará con el Kun porque juega tan por encima de lo que lo hacen sus compañeros que no sé si terminará aburriendo de jugar con ellos, como le pasó a Torres. Su superioridad es insultante, aún estando mermado físicamente, como ayer. Realmente, es un jugador especial y que merece mejor suerte que la que tiene en el Calderón; en La Castellana se le recibiría con las puertas abiertas si algún día se decide a querer ganar algo...

Los merengues eran superiores, como se demostró con el 0-2 injustamente anulado o el golazo del que privaron a Raúl por supuesto off side. Llego la expulsión de Perea, por un manotazo que rompió la cara de Sneijder. Pero eso hizo que el árbitro terminase de ayudar más a que se equilibrase el partido y echó a Van The Man. Para mí, sinceramente, sin equivocarse. Es una entrada con la que te estás jugando que te saquen la roja. Otra cosa es que me me parezca rigurosa por cómo iba el partido y un castigo demasiado duro que un conjunto al que ya le habían anulado dos goles.

El caso es que llegó el descanso con 0-1 pero no pintaba bien para el Madrid. Es difícil salir en la segunda parte cuando ves que estás con 10, rigurosamente, que te están jodiendo con los goles y las faltas y que, tu rival lo sigue intentando. Mientras, los rojiblancos, se habían metido en un partido que tenían perdido. El árbitro les permitió seguir en la brega y se lanzaron en tromba hacia la meta de Casillas (brillante ayer).

La salida Simao demostró dos errores: el primero de Aguirre, por no haberle sacado de inicio y, el segundo, del portugués buscando a Sergio Ramos, en vez de cambiarse de banda e ir a por Marcelo, mucho más vulnerable.

La segunda parte fue un acoso del Atlético a la portería del Madrid. Ante ese aluvión, Pepe, Casillas y Ramos estuvieron inconmensurables. El portero sacó las pocas que Pepe no pudo cortar, pues el portugués cortaba las suyas y las de Cannavaro. Ramos tuvo a Simao enfrente y nunca le ganó con claridad en los duelos directos.

En todo esto, el cansancio rompió el partido y se sucedían las ocasiones. Así hasta el minuto 89 en que Simao se sacó de la manga un tirazo de falta que ponía las tablas. El Madrid no estuvo conforme y salió a por la victoria convencido de su capacidad para hacerlo ganada con tantas batallas ganadas en las postrimerías de los partidos. Y volvió a sonar la flauta cuando Heitinga derribó torpemente a Drenthe cometiendo un penalty que Higuaín convirtió en el 1-2 final.

Victoria, tres puntos y dejamos hundidos a los colchoneros que ya no saben a dónde agarrarse para mantener sus ilusas esperanzas de "este año sí". Pero no, va a ser que no, que este año tampoco!

No hay comentarios: